Arriba
Eco en los pasillos con Liz Zepeda – UNLA – Blog
fade
4316
post-template-default,single,single-post,postid-4316,single-format-gallery,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-dark-header,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11,vc_responsive
UNLA - Blog / Nuestras Voces  / Eco en los pasillos con Liz Zepeda

Eco en los pasillos con Liz Zepeda

¡Hola y bienvenidos a esta edición de “Eco en los pasillos“!

En esta ocasión nos encontramos con Liz Zepeda, estudiante de Diseño de la Comunicación Gráfica.

Bienvenida Liz, gracias por acompañarnos.

Hola y gracias por la invitación.

Liz nos contará un poco sobre su experiencia durante el tiempo que participó en el programa de Movilidad Académica Internacional.

 

¿Cuál fue la razón por la que decidiste irte de movilidad? ¿De dónde surgió esta inquietud?

Tenía la inquietud de estudiar en otro lado, y mi principal idea era Canadá pero diseño ya no tenía convenio con Canadá, y como yo llevé francés aquí en la prepa, me ofrecieron ir a Francia porque te piden tener cierto nivel de francés.

¿Cuánto tiempo estuviste en Francia?

8 meses en un pueblo llamado Aix en Provence.

¿Qué tal estuvo tu experiencia académica?

Me fue bien, fui a una escuela chiquita donde habían puros estudiantes de diseño, ya han estado dos estudiantes de la UNLA ahí. La escuela era en una casa porque era enfocada en diseño así que era muy chiquita. Es muy diferente la forma de trabajar, algo que tienen ellos que a nosotros nos hace mucha falta es el saber trabajar en equipo y poder colaborar con otros, el no ser egoísta; y sobre todo pienso que en diseño tiene mucho eso de no compartir tus conocimientos y allá es todo lo contrario.

¿Qué tal estuvieron tus clases?

Al principio se me complicó mucho por el idioma y aparte mis compañeros iban un año más adelante que yo así que tenían conocimientos que yo todavía no, así que me costó al principio llegar al nivel de ellos aparte de que el diseño allá es totalmente diferente que aquí, tienen otra concepción muy distinta, tienen más habilidades; así que me costó un poco en lo que me nivelaba con ellos.

¿Cuáles fueron tus primeras impresiones al llegar al país? En especial con el choque cultural.

Aquí tenemos la idea errónea de que los franceses no se bañan porque no tienen agua y eso es una gran mentira, si tienen agua y si no se bañan es porque no quieren {risas}. A la gente allá no les gusta que les hables en inglés, y si lo hablas te tratan muy mal. Prefería hablarles en español porque en inglés les cambia la actitud hacia ti completamente, y aparte no mucha gente sabe hablar inglés y no les interesa.

¿Qué fue lo que más te impresionó durante tu estancia en Francia?

Que la gente era súper amable, cuando ibas en la calle la gente te saludaba “buenos días” aunque solo les pases por un lado. Todo era muy cercano, podías caminar a todos lados. Y como en el pueblo habitaban en su mayoría estudiantes de varios países, todos eran muy amables y el centro estaba repleto de bares así que había lugares a dónde salir a divertirse.

¿Cómo describirías tu experiencia personal? ¿Con qué te quedas?

Me sirvió para aprender a estar sola y aprender las cosas por mi misma porque allá vivía sola; el ser autosuficiente y no depender de nadie. Como no tenía clases todos los días aproveché para viajar, fui a varios pueblos cerca de donde vivía, fui a Suiza a visitar a un amigo que estuvo estudiando un tiempo aquí en la UNLA. También me reuní unos días con una estudiante de aquí de la UNLA que estaba estudiando en Lyon.

Conocí a una chava de Nicaragua que estaba de estudiante regular en la universidad donde estaba yo y me ayudó mucho; para empezar porque hablaba el mismo idioma que yo {risas}, y como ya llevaba tiempo ahí, ya conocía cómo eran los franceses; cómo era el sistema de la escuela, entonces ella me ayudó mucho a poderme adaptar al lugar; yo creo que sin ella no hubiera podido disfrutar como lo hice. Ella se hizo una amiga muy cercana a mí, a lo mejor porque hablábamos el mismo idioma y éramos las únicas que hablaban español, pero nos hicimos muy buenas amigas, es como mi hermana e hicimos muchas cosas juntas; y eso siento que es lo que te dejan este tipo de viajes; amistades, contactos, personas que pueden volverse parte de tu vida.

¿Cómo se te hizo regresar a Morelia después de tu tiempo en Francia?

Muy difícil porque es como volver a adaptarte a tu vida cotidiana, que ya que una vez tuviste la libertad y la experiencia de conocer muchas cosas y regresar otra vez a lo mismo, es muy difícil. Depresión post-viaje {risas}.

Si hubieras podido, ¿te quedarías más tiempo?

De hecho me ofrecieron en la universidad donde estaba quedarme como estudiante regular, pero tuve problemas con mi visa y mi permiso para quedarme allá, de lo contrario me hubiera gustar quedarme más tiempo.

 

¡Esperemos que les haya gustado esta entrevista! De nuevo agradecemos a nuestra invitada Liz Zepeda por compartir su experiencia con nosotros y manténganse al pendiente de las próximas entrevistas.

Si les gustaría tener una experiencia similar a la de Liz y ser parte del programa de Movilidad Académica, pueden dirigirse a la oficina de Coordinación de Internacionalización y Movilidad Académica con la Mtra. Ada del Carmen Sandoval Madrird que está localizada en el edificio “B” en el segundo piso para obtener mayor información, al igual que mandar un correo a movilidad@unla.edu.mx

¡Gracias!

Comments

comments

Fernando Chávez López