Arriba
Conociendo a Roberto Lindig Cisneros – UNLA – Blog
fade
3789
post-template-default,single,single-post,postid-3789,single-format-standard,eltd-core-1.0,flow-ver-1.2,,eltd-smooth-page-transitions,ajax,eltd-blog-installed,page-template-blog-standard,eltd-header-type2,eltd-sticky-header-on-scroll-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-menu-item-first-level-bg-color,eltd-dropdown-default,eltd-dark-header,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11,vc_responsive
UNLA - Blog / Campus Life  / Conociendo a Roberto Lindig Cisneros

Conociendo a Roberto Lindig Cisneros

El doctor Roberto Lindig es un ecólogo de la restauración ambiental que ha trabajado en distintos tipos de ecosistemas, tanto en zonas rurales como urbanas.
Científico categoría C según la UNAM, y SNI II.
Área de investigación según SNI: Biología y Química.
Sitios de estudio: Dentro del Estado de Michoacán y a escala nacional.

Texto: Ximena Yessenia Suárez Vargas
Foto: Luis Ángel Torres Aguiñaga
alumnos del BUNLA

  1. ¿Hay algún hecho o experiencia que lo llevaron a ser restaurador ambiental?

Me gustan las plantas, desde siempre. Yo nací en la ciudad de México. En la unidad habitacional donde yo vivía había también un Ahuehuete que plantaron por las olimpiadas. Es un árbol de 1968 hasta la fecha y es un arbolito chiquito todavía, porque son árboles de lento crecimiento. Así que fue ese gusto por las plantas, además viviendo en los 70’s en la ciudad de México mi niñez, me tocó ver el crecimiento brutal de la ciudad. Podía caminar tres cuadras y llegar a un bosque. Ahora no. Yo creo que fue ese sentimiento de pérdida lo que me llevaron a la restauración ecológica, como un medio de recuperar esa naturaleza perdida, algo que considero que deberíamos tener todos por la situación crítica en la que vivimos.

  1. A pesar de este gusto que le nació desde niño, ¿alguna vez considero no estudiar restauración ambiental e irse por otro camino?

¡Ah claro!, yo estudié guitarra clásica muchos años, doce años. Hubo un momento donde estuve en esa disyuntiva; si me quedaba en la música o me dedicaba a esto. A veces la cuestión de la vocación no siempre funciona,  creo que los que están perdidos como yo, en aquel entonces, probamos distintas cosas y eso nos brinda una visión diferente que ocasionalmente nos aporta una lección importante en términos personales. Es un hecho que yo no nací pensando que iba a ser lo que soy ahora.

  1. ¿Qué es lo que hace un restaurador ambiental?

Hoy en día es un campo muy amplio de trabajo, comenzó casi cien años atrás la idea, es de las pocas cosas que les podemos atribuir un origen histórico muy preciso. Surgió en los años 30’s en el Arboretum de la Universidad de Wisconsin a través de la necesidad de utilizar unos terrenos que les habían donado. Además de la convergencia de una manera de pensar de la naturaleza que surgió en parte en Aldo Leopold, académico de dicha Universidad a quien se le atribuye el padre del conservacionismo moderno. Inició como la idea de recuperar ecosistemas que se habían destruido. En presente un restaurador puede trabajar para una empresa minera restaurando minas, en un área natural protegida como la mariposa monarca, con ingenieros ambientales para hacer plantas de tratamiento de agua con plantas de humedal, entre otros.

  1. ¿Alguna vez se han topado con un problema o necesidad que no hayan podido solucionar o restaurar?

Muchas. Hay una broma que hago a mis colegas que trabajan en conservación o que hacen investigación básica donde las cosas funcionan. En restauración lo más frecuente es recuperar parcialmente el ecosistema, ya que el daño en muchas ocasiones es irreversible y pasa frecuentemente. El caso que más me preocupa y frustra en lo personal, es el manantial de Mintzita, llevamos más de diez años trabajando en él y el sitio se sigue degradando, éste aporta el 30% del agua de la ciudad, es un contexto político-social muy complicado. Vamos a ver hasta dónde llega.

  1. ¿Tiene alguna especie de árbol o planta favorito?

Muy buena pregunta, una sola no, pero un conjunto sí. De mis favoritos está el Pinus Ayacahuite, especie endémica de México y es muy rara. Crece en laderas húmedas, es impresionante casi como los Ahuehuetes. Hay una herbácea, Sprekelia Formosissima, tiene una flor grande, roja, polinizada por colibríes, solamente vive algunos días. Es efímera, toda la época seca no tiene hojas y al principio de la época de lluvias florece, sin ninguna sola hoja, la flor dura como una semana y posteriormente crecen las hojas. Una sola especie no podría ser mi favorita, mucho menos en un país como México. Somos un país mega diverso con especies impresionantes por doquier.

  1. Considerando su profesión ¿Cómo es su relación con el medio ambiente?

Es conflictiva. Me encanta mi trabajo evidentemente. Una de las cosas que me pesa es salir de la ciudad y no ver las cosas con el ojo profesional. No puedo dejar de pensar por ejemplo, que los bosques de pinos en Uruapan están desapareciendo por huertas de aguacate. Así que en ocasiones pierdo la capacidad de disfrutar de la naturaleza, porque hago un diagnóstico subconsciente. Me entra esa preocupación por las futuras generaciones ya que estamos acabando con la naturaleza.

  1. ¿Qué importancia tiene ser ricos en flora y fauna en una institución educativa como lo es la Universidad Latina de América?

Más que importancia creo que primeramente es un privilegio que deberían de apreciar. También es importante porque puede ser una oportunidad de apreciar ese contexto y de recordar que el ser humano depende de la naturaleza, incluso con nuestros avances tecnológicos sorprendentes, seguimos dependiendo de los procesos básicos de la naturaleza. Debemos recordar esa conexión diario, lo cual es un ejercicio de humildad, que también ayuda a bajar el estrés. Las tragedias humanas son reales, pero al ver este Ahuehuete en este momento o escuchar las aves, nos coloca en otra escala, donde las cosas grandes no son lo nuestro, sino lo es el mundo en el que vivimos.

  1. ¿Qué relevancia tiene el haber preservado algunas especies como lo son el Ahuehuete y otras que se tienen aquí en la Universidad al construir el campus?

Es muy importante, crea un ambiente más vivible para todo el que esté aquí. Hay muchos estudios dentro de la psicología que demuestran que un ambiente así es mucho más propicio para el aprendizaje, que muestran esa correlación. Es un ambiente contemplativo que desde los filósofos griegos se reconocía. Reitero que es un privilegio, pues no todas las Universidades en el mundo tienen un campus como este.

  1. ¿Qué influencia cree que tenga las áreas verdes y específicamente el Ahuehuete con los alumnos, no solo en sus estudios, sino en su vida en general?

Hay dos niveles, uno en nivel físico, además de que un campus como este crea un micro clima distinto, aquí las temperaturas son mucho más agradables que en una zona totalmente urbanizada por ejemplo. Ambos son muy positivos. El otro efecto es psicológico o espiritual si lo puedo llamar así, que tiene que ver con el ambiente que se genera entre los estudiantes.

  1. ¿Qué sensación le causa estar con un Ahuehuete que tiene una historia de más de cuatrocientos años?

Yo creo que es un sentimiento de humildad. Lo que me hace pensar estar delante de este Ahuehuete, estar en los bosques de la mariposa Monarca o estar en Chamela Jalisco,  es reconocer que uno es mucho menos importante de lo que en general queremos creer, y en el momento en el que reconoces eso, todas las preocupaciones que tenemos dejan de ser tan importantes. Si logras hacerlas a un lado serás mucho más feliz, la cuestión es que hay cosas más importantes, más grandes que uno mismo.

  1. ¿Qué medidas podemos considerar para la conservación en general de nuestros Ahuehuetes y específicamente en este que es el de mayor tiempo de vida?

Los Ahuehuetes son árboles que dependen de que el suelo tenga bastante agua, son especies riparias o de humedad. Toda esta zona eran manantiales y humedales. Lo que mata generalmente a los Ahuehuetes es que no tengan suficiente agua, aquí está muy bien el sitio porque el suelo es permeable. Otras medidas son no dañar el árbol, no hacer podas innecesarias, en caso de hacerlas, hacerlas bien, ya que las podas son heridas y los árboles no cicatrizan rápido como nosotros, éstas pueden causar que se pudra la madera y posteriormente que pierda integridad estructural, es decir, que se pudra por dentro aunque por fuera no se vea y finalmente se caigan.

  1. ¿Cuál es el estado de salud de nuestro Ahuehuete a simple vista?

Yo lo veo bastante bien. Tiene cuerpos fructíferos de un hongo, eso quiere decir que hay algo de descomposición de la madera, pero eso es natural, sobre todo en un árbol tan viejo. No tiene plagas, no se ven enfermedades. Se ve como un árbol sano para la edad que tiene. Hay algunas ramas que se ve que están cortadas y que se está pudriendo la madera, lo que yo haría es cortarlas cerca de donde se encuentra la corteza viva y protegerlas. Hay un tipo de pinturas acrílicas para proteger podas de árboles. Fuera de eso, no está vandalizado, lo cual es muy positivo. Algunas ramas se rompen de forma natural, no hay nada que hacer en ese caso. En general es un árbol muy sano.

Datos curiosos:

  • Nuestro Ahuehuete principal tiene aproximadamente 400 años, sin embargo existen otros de 100 años aproximadamente y otros tantos de 28-30 años.
  • Uno de nuestros Ahuehuetes se logró salvar de una fuerte plaga a través de amputar uno de sus brazos más infectados.
  • El lago está circulado por Ahuehuetes y en la cancha de futbol rápido estamos rodeados de Sauces.

Ficha técnica del Ahuehuete

Nombre común: Ahuehuete.

Familia: Taxodiaceae.

Nombre científico: Taxodium mucronatum Ten.

Otros nombres comunes: Sabino o Ciprés de río.

Hasta 40 m. de altura, generalmente de 20 a 30 m; corteza gris a morena grisácea.

Abundancia: En municipios de Orizaba, Ciudad Mendoza y lugares aledaños.

De crecimiento lento en riberas de cuerpos de agua.

Usos: Localmente para vigas, postes, construcciones rurales, de canoas, tallados artesanales, mangos para cepillos. La resina del tronco se emplea para medicina tradicional, sin embargo de igual manera se utilizan las hojas, el fruto y la corteza. Hoy en día útil para padecimientos de diarrea, quemaduras, piel escoriada, úlceras, afecciones cardiacas, etc.

Designado el árbol de México.

Requerimientos ecológicos:

Altitud: 0-2500 msnm

Clima: templados y semicálidos.

Temperatura media anual: 16-22 °C.

Suelo: Texturas ligeras hasta pesadas, pH alcalino hasta ácido, soporta suelos con mal drenaje.

 

 

 

Comments

comments

Fernando Chávez López